Los perros suelen subirse al sofá por distintos motivos. Entender las razones detrás de este comportamiento es esencial para su entrenamiento.

Los perros suelen buscar la comodidad en diversos rincones de nuestros hogares. Uno de sus lugares favoritos es el sofá, donde encuentran cercanía con los humanos. Estas son algunas de las razones por las que eligen recostarse allí:

  • Los sofás suelen ser suaves y cómodos, lo que los hace atractivos para los perros. Además, la cercanía al cuerpo humano puede proporcionarles calor, especialmente en climas más fríos.
  • Los perros son animales sociales y a menudo quieren estar cerca de sus dueños. Subirse al sofá les permite estar más cerca de las personas que aman.
  • Los perros pueden ver el sofá como un lugar seguro y elevado, lo que les proporciona una mejor vista de su entorno y les hace sentir más seguros.
  • Estas mascotas tienen un sentido del olfato muy desarrollado, y pueden ser atraídos por el olor de las personas en el sofá.
  • Si un perro se sube al sofá y recibe atención o caricias por parte de sus dueños, puede aprender que este comportamiento es recompensado y, por lo tanto, repetirlo.

Tips para que los perros no se suban al sofá

  • Asegúrese de que su perro tenga su propio lugar cómodo para descansar, como una cama para perros. Coloque la cama en un lugar cercano al sofá para que el perro no se sienta excluido.
  • Enseñe a su perro comandos básicos como “abajo” o “fuera”. Cuando se suba al sofá, use uno de estos comandos de manera firme pero no agresiva. Acompañe el comando con gestos si es necesario.
  • Cuando su perro obedezca el comando y se baje del sofá, recompénselo inmediatamente con elogios y caricias. Refuerce positivamente el buen comportamiento para que entienda que no se debe subir.
  • Todos los miembros de la familia deben ser consistentes en la aplicación de las reglas. Asegúrese de que nadie permita al perro subirse al sofá en ningún momento.
  • Evite a toda costa el castigo físico o emocional. Castigar al perro no suele ser efectivo y puede dañar la relación entre usted y su mascota.
  • Entrenar a un perro lleva tiempo, y cada mascota es diferente. Sea paciente y persistente en el entrenamiento. No se desanime si su perro no aprende de inmediato.